escudoppal t

Sevilla, a |

Crónica de un Quinario

Quinto dia Quinario 04

Del martes 24 de febrero al sábado 28, la Real Parroquia de Señora Santa Ana acogió, un año más, la celebración del Solemne Quinario en honor de Nuestro padre Jesús de las Penas y María Santísima de la Estrella.

Las limitaciones de espacio en nuestra Capilla hacen necesario el traslado de nuestras imágenes a un templo mayor para poder celebrar estos cultos cuaresmales, auténtico punto de encuentro de cientos de hermanos que un año más abarrotaron las naves de la conocida sentimentalmente como Catedral de Triana.

La predicación del Quinario corrió a cargo del Rvdo. P. Fray Francesc Xavier Català Selles, O.P., quien en sus cinco homilías supo llegar a los fieles con los mensajes de conversión, penitencia y espera de la Cuaresma, tiempo de preparación para celebrar con hondura la Pascua de la Resurrección, eje central del año litúrgico de la Iglesia y de la vida cristiana.

Sorprendió este fraile dominico por la claridad de sus palabras con continuas referencias a la vida diaria y a la actualidad. Igualmente, la celebración de la consagración en latín y sus continuos desvelos por la perfecta realización de la liturgia ("la liturgia es la repetición de la vida celestial en el altar terrenal" arengaba el primer día a los acólitos en la sacristía antes de iniciar el culto) han hecho de este Quinario unos cultos especiales. Su sencillez, cercanía y el amor demostrado hacia nuestros titulares, han hecho que el padre Català se gane un hueco en los corazones de nuestros hermanos.

Desde estas líneas le agradecemos su dedicación con nosotros, esperando que la próxima visita -seguro que la habrá- sea pronto. Hasta entonces, os dejamos el poema con el que clausuró su predicación el quinto día de Quinario:  

¡Qué bien se está aquí, Señor!
celebrando este quinario
sagrados cultos de antaño
Cuaresma de devoción.

¡Qué bien se está aquí, Señor!
entre nubes de incienso
cual cofrade balneario
que da paz al corazón.

Santa Ana nos mira
y está en la cocina
haciendo torrijas
que huelen a miel;
que sabe Santa Ana
- y tó er mundo en Triana -
que cierta mañana
salió por Belén
una estrella pura
de Santa hermosura
guiando a la cuna
de un churumbel
Belén no es Triana
- ya quisiera él -,
pero en las alturas
la Señá Santa Ana
dijo: "que en Triana
Estrella ha de haber"

Y como viera el cielo bendito
que en Triana hacía falta una estrella,
y no hay barrio que más lo merezca
entre once hispalense distritos,
convocó del gobierno la junta,
- que en el Cielo es Sagrado Decreto -.
El Padre le consultó a su Hijo;
el Espíritu Santo se avino,
y juntos fueron con la pregunta
a recabar el sí de la Asunta,
que en cuerpo y alma había subido.

La Virgen dijo: "Yo voy".
El Hijo dijo: "Te sigo".
El Espíritu dijo; "¡Digo!"
El Padre: "¡Es para hoy!"

Y Triana vio ese día
como el cielo, mismamente,
empadronó, de repente,
en San Jacinto a María.

¡Que me acerquen ya las palmas
de ese Domingo ferviente!
donde "La Valiente" avanza
en pos del Hijo sedente.

Con capirote o medalla,
todos gritad a porfía:
¡Señor, tu cruz sea gloria!
¡Tú estrella, Madre, alegría!
Ave María Purísima.....

 

 

 

 

peticion insignias
 
peticion papeletas

Suscripción a Noticias

Introduzca su email para recibir las noticias


Archivo de Noticias

Pontificia, Real, Ilustre y Fervorosa Hermandad Sacramental y Cofradía de Nazarenos de Nuestro Padre Jesús de las Penas, María Santísima de la Estrella, Triunfo del Santo Lignum Crucis, San Francisco de Paula y Santas Justa y Rufina.

 

C/ San Jacinto, 41 41010 Sevilla   ·   Teléfono (+34) 954 332 186   ·   hermandad@hermandad-estrella.org

Web Design