escudoppal t

Sevilla, a |

La Iconografía de Ntro.P. Jesús de las Penas

La imagen titular de la Cofradía de Nuestro Padre Jesús de las Penas representa el momento anterior a la Crucifixión. Cristo, sentado sobre una roca, con las manos atadas y unidas en oración, levanta su mirada al cielo, meditando sobre su muerte. Con un gesto tristísimo y angustiado, alza la cabeza y muestra los labios entreabiertos en un diálogo interior con el Padre, pero también dirigido a quien se acerque a compartir su dolor.

La-Burla-de-Cristo -DureroIconográficamente, la imagen de una figura masculina y, en ocasiones femenina, meditando sentada sobre una piedra y apoyando el rostro sobre una mano, tiene un origen que se remonta a la época grecorromana, en la cual se representaba a Saturno, el más antiguo de los dioses del panteón griedo, sentado en esa actitud; desde entonces se asoció a la deidad con el temperamento melancólico, con la introspección y con la meditación. En el mundo Cristiano, especialmente hacia el último cuarto del siglo XV, los filósofos neoplatónicos relacionaban la figura de Saturno con Cristo, como guía y maestro de la más profunda contemplación filosófica y religiosa; sobre estos planteamientos en 1514 Alberto Durero estampaba su xilografía "Melancholia I", cuya influencia en el arte religioso fue decisiva en la representación de Jesús pensativo ante el instrumento del suplicio, hasta llegar a ser una de las escenar pasionaioas más divulgadas desde el siglo Xv hasta el XVIII.

Es habitual en estas escenas situar la Cruz tendida en el suelo junto a la víctima, como emblema del Arbol de Adán, de cuya  madera se hizo la Cruz de la Redención, pero también simboliza el Arbol sin hojas que muchas veces acompaña al melancólico, representando su tristeza. Esta asociación con la Cruz está presente en el título fundacional de la Cofradía "De las Penas de Christo Nuestro Señor y Triunpho de la Cruz".

HyP-cadizDe igual manera, la advocación de la imagen procede de los países bajos y Alemania, donde se creó esta iconografía denominada "Cristo de la Humildad y Paciencia", "Cristo de Piedad" o "Cristo de las Penas". La vinculación de nuestra dinastía reinante con los mencionados países favorecío el arraigo de esta devoción en España, siendo impulsada a partir del siglo XVII por la Compañía de Jesús que proponía la imagen de Cristo meditando como ejemplo de integridad y valor ante las adversidades.

Para mover más a la piedad, durante el barroco se suele alterar la postura inicial de las manos para unirlas en el gesto de oración que muestra la escultura que nos ocupa. Esto motivó su proliferación en hospitales y asilos, como consuelo para los enfermos y ancianos, siendo el ejemplo a seguir en las calamidades de la vida.

HyP-SevillaEn cuanto a su estilo artístico, esta escultura guarda estrecha relación con el último período de la obra de José de Arce, reflejado en la magnífica composición de los Evangelistas y Padres de la Iglesia del Sagrario catedralicio, donde mustra claramente su intención de realizar un tipo de talla que podemos denominar "pictórico".

Formalmente, los escultores de los Países bajos estuvieron, en general, estrechamente unidos al taller de pintura de Pedro Pablo Rubens quien, habitualmente, relaizaba dibujos para ser traducidos a la talla escultórica. A esta interpretación de modelos rubensianos se une el conocimiento de los escultores flamencos de los estilos europeos, especialmente a través de la colaboración de muchos de ellos en los trabajos de Lorenzo Bernini para el Vaticano.

Arce, relacionado con este ambiente, es el más avanzado escultor barroco que trabaja en nuestra región, por el atrevimiento de sus formas, la expresividad de los rostros, ropajes y actitudes, así como por la intensa expresividad espiritual de sus tallas, realizadas siempre en consonancia con su destino. Por su formación es en nuestro país el primer representantre del estilo barroco cosmopolita del XVII, que reune y sintetiza las diversas corrientes escultóricas y pictóricas vigentes en Europa durante el tercio central de dicho siglo, de la cual es ejemplo esta espléndida imagen realizada sobre el tema de la meditación sobre la muerte, abordado con anterioridad en el "San Bruno" realizado para la Cartuja jerezana en los años de 1636 a 1639.

penas1Nos encontramos, en definitiva, ante una talla realizada por uno de los más importantes escultores barrocos que trabajan en nuestra región, introductor en España de una nueva forma de interpretar el estilo barroco quien, al ejecutar esta figuera, realiza una perfecta conjunción entre la iconografía tradicional de la melancolía y la meditación sobre la muerte. Una obra digna del mayor interés para los estudiosos de la Historia del Arte y merecedora de la devoción de quienes buscan consuelo a su dolor en los sufrimientos de Cristo. 

 


 Esperanza de los Ríos Martínez. Doctora en Historia del Arte y Profesora de la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de Sevilla. Su tesina de licenciatura tuvo como tema principal el imaginero José de Arce, siendo la base de una interesantísima monografía publicada por la Diputación Provincial de Cádiz en 1991: "José de Arce y la escultura jerezana de su tiempo 1637-1650".

Pontificia, Real, Ilustre y Fervorosa Hermandad Sacramental y Cofradía de Nazarenos de Nuestro Padre Jesús de las Penas, María Santísima de la Estrella, Triunfo del Santo Lignum Crucis, San Francisco de Paula y Santas Justa y Rufina.

 

C/ San Jacinto, 41 41010 Sevilla   ·   Teléfono (+34) 954 332 186   ·   hermandad@hermandad-estrella.org

Web Design